perra

perra

jueves, 9 de abril de 2009

Putita

-¡Ponete esto que vamos a salir!...Fue la orden de mi Señor.

Azorada por la vergüenza obedecí, me iba al baño a ponerme el pequeño consolador cuando El me dijo: “Que sea delante mío perrita”..Con mi rostro color escarlata obedecí, me subí la pollera y me baje la tanga, separo mis piernas, la duda se me notaba en la cara, nunca me había metido esta clase de “artefacto”..pero tenía que satisfacer a mi Señor en todo, así que me lo estaba por poner cuando el me dice que pare, que así como estaba me acerque a El que estaba sentado en su sillón, viéndome…me acerco. El toma el consolador. Me dice “mira bien perrita”... y sin dudar separo mis piernas aún más y me lo mete sin vueltas, me gemido se hizo escuchar se sentía muy bien, ni que hablar cuando empezó a moverlo dentro de mi… “Así te gusta mi putita no?”…y mordiéndome los labios le contesto afirmativamente… El me observa de esa manera que a mi tanto me puede.. Con una mezcla de depravación y deseo.

Empieza a acelerar el movimiento cosa que me hizo temblar, gemir, humedecer cuando de repente para..me sube la tanga y me acomoda mi pollera, con el consolador dentro, Dios me sentía tan caliente, quería que siguiera, pero eso lo decide El así que cerré mis ojos y acepte su voluntad..

Puedo sentir a mi Señor detrás de mi…acercándose a mis oídos  haciendo que se me erice la piel… ”Muy bien yegüita…así me gusta”..mientras me dice esto toma uno de mis pechos por arriba de mi escote..”Me encanta cuando usas escotes para mi putita”..

Me los aprieta… cuando me toma de los pelos, tirando mi cabeza hacía atrás dejando mi cuello expuesto y pasa su lengua desde mi cuello para finalizar en mis labios donde me besa con abrasadora pasión, luego para y me dice.. “bueno preciosa salgamos”.

Salimos a la calle, como sino hubiese pasado nada como una pareja más… yo estaba que ardía, a cada paso que daba el consoladores movía dentro de mi… generando una tormentosa agonía de placer, deseo y desesperación… mi Amo lo sabía de a ratos me miraba con un placer morboso dibujado en sus ojos..esto solo hacia que me sintiera mas excitada, anhelante de ser sometida, tomada y usada por mi Señor.

Mi deseo crecía a medida que transcurría la tarde cuando mi Amo que volviéramos, obviamente por el camino más largo y a paso bien lento..

Ya era de noche cuando pasamos por esas plazas que prácticamente están abandonadas…yo solo cerraba mis ojos “resistiendo” hasta llegar a un lugar mas íntimo… cuando siento que mi Señor me toma por mi cintura me pone contra un poste de luz abandonado ya, que no funcionaba y que estaba bien oculto entre los árboles… Me besa apasionadamente , mientras toma mis brazos, los une por arriba de mi cabeza y con su cinto me ata al poste , inmovilizándome metiendo sus manos por debajo de mi pollera “Mmmm…estas muy mojada perrita ..sabes que tengo muchas ganas de violarte acá mismo”… estas palabras sumado a que sus deliciosas manos empezaban a recorrer mi cuerpo hicieron que empezara a gemir y temblar, fue cuando agarro mi cartera donde saco uno de esos pañuelos grandes y largos, tipo bufanda que una amiga me había regalado y lo uso como mordaza…”Putita gemís mucho y dentro de poco gritarás…y no quiero que todos se enteren que voy a usar y abusar a mi antojo de vos”.

Sus palabras, su respiración, la voz que posee mi Señor que tanto poder tiene sobre mi..y el sabia cómo y cuándo usarla… empezó nuevamente con el exquisito tormento ,pero esta ves en mis pechos… tocándolos de esa manera que solo el lo sabia hacer… cuando al instante siento que rasga mi ropa, dejando desnudo mi torso…para sus mas bajos y calientes antojos… comenzó a chupar mis pezones..morderlos y retomando el trabajo con el consolador dentro de mi usando una de sus manos…llevándome al clímax..Cuando para, gimo de impotencia y mi cuerpo se retuerce de la necesidad, me observa, sonríe con uno de mis pezones en su boca aún ..jugando con el un rato mas como si no hubiese pasado nada esto me desespera más..cuando me dice “¿Pensabas qué ibas a terminar así de fácil putita?..” mis gemidos son tapados x la mordaza y mi cuerpo se desespera por mas…”Mmmm…así e gusta verte, caliente y bien puta”..bajo sus manos me arranco mi tanga y me quito el consolador.

Se arrodillo, poniendo una de mis piernas en su hombro, acerco su boca al centro de mi humedad pero sin tocarme..simplemente soplando muy suavemente ese acto tan simple me puso muy caliente…cuando comenzó a lamer y succionar empezó mi placentera agonía llevándome y parando mis orgasmos como se le antojaba.. me estaba volviendo loca..me retorcía…gritaba, suplicaba pero el no tenia piedad..hasta q se puso de pie, bajo sus pantalones..me dio tanto placer ver a mi Señor así de caliente y duro..el lo sabía, se acerco..”te gusta puta ..calentarme así no yegua en celo?”..me agarra de los pelos..”Ahora vas a tener que aguantar lo q provocaste perra”..me abre las piernas yo las cierro alrededor de su cintura y me embiste de una vez con fuerza y deseo salvaje..podía sentir como me abría aun mas…esa exquisita sensación de dolor y placer recorría todo mi cuerpo, sentía como me empujaba más fuerte contra el  frío del metal esa combinación de frio,calor,placer, dolor..sentía sus gemidos…me hacia delirar desplacer..el gozo de mi Amo mi mayor placer..acelero mas el ritmo llevándonos al éxtasis de la culminación…ambos llegamos al orgasmo..a ese rico orgasmo que solo mi amo logra sacarme, dejándome satisfecha, usada y feliz.

                        

   

2 comentarios:

AMOG dijo...

Solo puedo decirle a le personite que escrobio para mi este relato gracias y me encanta.

*haya* dijo...

Desejo ao Senhor e seus familiares, Feliz Páscoa.
Abraços.

Siempre sumisa

Siempre sumisa

La perra

La perra

Perra domada

Perra domada

ZORRA

ZORRA

Puerta de entrada a lo sadico y perverso

Puerta de entrada a lo sadico y perverso

Sumisa adorable

Sumisa adorable

Simplemente yo

Simplemente yo

Gatita tomando su lechita

Gatita tomando su lechita

Latex y mas latex

Ella

Ella

sumisa obediente

sumisa obediente

Bella sumisa

Bella sumisa

Sumisiòn

Sumisiòn

Sumisa deseosa

Sumisa deseosa

shibari

shibari